Seleccionar página

Desde muy pequeño, no recuerdo exactamente desde que edad, al reflexionar sobre el cielo y el infierno he sentido algo de certeza en que el cielo y el infierno no es algo para donde vamos luego de la muerte, mas bien es algo que experimentamos en vida y que es el resultado del ciclo causa y efecto.

Con 33 años de vida creo cada vez más en ello. Vivimos nuestro cielo o nuestro infierno. Pero sobre todo, actualmente tengo la certeza de que lo que estemos viviendo en el presente (cielo o infierno), no es otra cosa que una creación propia, no es nada del azar o del destino.

Ahora, según Gallup el 85% de las personas no son plenamente felices en sus lugares de trabajo, entonces yo me pregunto ¿Cuántas personas en el mundo sienten su trabajo como un infierno?

Todos podemos acceder a un trabajo que sintamos es el cielo en la tierra y siento que el mayor obstáculo por el que las personas no crean ese lugar es por MIEDO. Miedo a perder la estabilidad, miedo a la incertidumbre, miedo en diferentes manifestaciones.

No necesariamente acceder a un trabajo en el que se sienta como el cielo requiere renunciar. ¿Cuántas personas odian su trabajo y no hacen absolutamente nada para que la realidad diaria cambie? Si, podemos transformar el lugar de trabajo en el que estamos “siendo el cambio que queremos ver en el mundo” como lo decía Gandhi. Muchas personas están muertas en vida, van al trabajo a seguir siendo parte del problema y no de la solución.

Ahora, si hacer lo que se ama o amar lo que se hace no es posible, la búsqueda de un trabajo nuevo si puede ser la mejor alternativa, pero nuevamente el miedo aparece y millones de personas se encuentran en un túnel sin salida, desdichados por el simple hecho de no asumir riesgos, de no saltar en búsqueda del cielo en la tierra.

Lo anterior aplica para el trabajo, para las relaciones, para todo lo que existe en este mundo. Somos creadores de nuestra realidad, somos arquitectos de nuestro cielo o de nuestro infierno.

Así todos los días al levantarme me preguntaré ¿Qué puedo hacer hoy para crear mi cielo del mañana?

 

 

 

 

Share This