Seleccionar página

Ésta no es una formula, pues no creo en las formulas de la felicidad por el simple hecho de que existan tantas definiciones de felicidad como humanos en esta tierra. Entonces pensar en que existen formulas para ser feliz es pretender que la felicidad se puede recetar como un medicamento para el dolor de cabeza que le serviría a todo ser humano y no, no es así. Diría mas bien que se trata de una estrategia que muchos pueden implementar y tal vez nos puede funcionar.

Aunque uno debería planear los libros que se lee, la verdad es que la mayoría de los libros que me leo siento que me llegan en el momento perfecto, incluso unos los dejo en lista de espera y justo cuando los leo ya había leído algo que me daba una mejor comprensión del que deje en espera – espero esto no haya sido enredado – y hago esta explicación toda vez que por arte del universo me leí casi paralelamente e insisto sin planearlo “El poder del ahora” y “el poder de los hábitos”; cuando menos pensé me estaba devorando dos libros “poderosos” según las promesas de sus títulos.

Especialmente este año he meditado mucho sobre esta estrategia – Estar presente + Mi mejor versión = Felicidad – pues creo que en ella se encuentra una gran ventaja. En primer lugar cuando uno esta presente, esta disfrutando del momento, no hay pasado, ni futuro en el que se quisiera estar. Es como hacer el ejercicio (ojala lo haga en este momento) de cerrar los ojos, inhalar profundamente, exhalar sin prisa y darnos cuenta que por el próximo segundo de vida lo tenemos todo para ser felices. Ahora imaginémonos el anterior ejercicio haciéndolo de la mejor forma que lo podamos hacer, inhalando tan profundo como podamos y exhalando tan suave como nos sea posible, ahí estamos siendo nuestra mejor versión. Resultado, y si quiere verifique si de casualidad en usted no se esta dibujando una pequeña sonrisa, no es una sonrisa de la chispa de la felicidad, es la sonrisa de la consciencia de su bienestar y de lo simple que es ser feliz. Ahí esta la gran ventaja.

Luego de estas reflexiones llegan entonces estos dos libros, con historias, testimonios, evidencia incluso científica que hay detrás de habitar en el Ahora y de cómo nuestros hábitos determinan nuestra realidad. Por supuesto habitar el ahora esta totalmente ligado al estar presentes, y en nuestros hábitos encontramos la oportunidad de convertirnos cada día en nuestra mejor versión. Ambas tareas tienen algo en común, requieren del movimiento personal, de la acción, actitud y carácter especial para pasar de ser un simple ejercicio que practicamos de vez en cuando para que se convierta en nuestro estado del ser, tan arraigado en nosotros que lo dominemos como cualquier actividad rutinaria.

Creo firmemente que hacer uso de esta estrategia – Estar presente + Mi mejor versión = Felicidad – e implementarla en nuestra vida trae consigo otra sublime manifestación y es una vida con plenitud.

Que estés leyendo esto no significa que estés aquí. De lo que has leído hasta este preciso momento, en que parte estuviste pensando en otra cosa, un evento del pasado, un evento futuro, en algún momento tu mente se perdió, dejaste de estar presente y así nos pasa con todas y cada una de las actividades que realizamos en nuestro día a día. Estamos acá queriendo estar allá y justo ahí es cuando perdemos la oportunidad de ser nuestra mejor versión. Dejaste de ser un buen lector, un mensaje se te pudo haber escapado, te toco volver a leer un párrafo.

Este articulo lo había iniciado el año pasado y como nada es casualidad tiene más sentido publicarlo ahora que estamos iniciando una nueva década y estamos motivados para alcanzar nuevos objetivos y nuevas metas. Entonces lo que sea que te hayas propuesto hacer (ejercicio, leer, escribir, viajar, etc.) seguro la estrategia que propongo– Estar presente + Mi mejor versión será de gran utilidad a la hora de realizar cada actividad que te lleve a ese resultado deseado. Feliz Año!

Share This