Seleccionar página

Para el presente artículo voy a tomar dos puntos de referencia, el primero es la grandiosa charla TED X del español VICTOR KUPPERS donde habla de la actitud, y el segundo es el libro de SCOTT THORPE titulado “Cómo pensar como Einstein”.

 

Kuppers habla sobre la formula para determinar cuanto vales tu como persona VP=(C+H)*A, la C hace referencia al conocimiento, la H hace referencia a las habilidades y la A hace referencia a la actitud y explica en su charla que la C y la H suman y la A es importante porque MULTIPLICA. Éste video es de uso frecuente en algunas charlas que dicto haciendo referencia a que uno de los secretos para ser felices se encuentra en nuestra actitud; la psicología positiva/ciencia de la felicidad y sus referentes han coincidido en gran parte que nuestra felicidad esta determinada en un 50% por nuestra genética, 10% por nuestras circunstancias de la vida y un 40% por nuestras actividades intencionales; y según los últimos avances científicos entre ellos la neuroplasticidad nos dicen que sí podemos cambiar patrones tanto cerebrales como predisposiciones genéticas; así las cosas lo único en lo que no podemos intervenir y debemos aceptar son el 10% que corresponde a las circunstancias de la vida (la perdida de un ser querido, una desilusión amorosa, un accidente, etc.), en otras palabras el 90% de nuestra felicidad depende de una adecuada actitud, claro está, si dicha actitud tiene una intencionalidad positiva y resiliente.

Hace unos días realice una encuesta en mis redes sociales y le preguntaba a las personas lo siguiente: ¿si los colaboradores de una empresa se comportarán como James Bond seria una empresa feliz? Y más del 50% respondieron que no lo seria; Scott Thorpe en su obra propone lo siguiente: “Usted necesita una actitud adecuada… Imagine a alguien que resuelve problemas imposibles, como James Bond. Imagine a esa competente persona sin dinero o amigos, en otra ciudad o en un país extraño. Encárguelo de su problema. Haga que se encargue de su jefe o de sus hijos si realmente quiere hacerle las cosas difíciles. ¿Tendría éxito? Por supuesto que sí. Siempre lo tiene, y se divertiría además. Usted necesita esa actitud.” Aunque el autor hace referencia a la solución de problemas y no habla directamente de felicidad, creo firmemente que de igual manera aplica; la actitud adecuada es determinante para el desarrollo de la felicidad, tanto a nivel personal como a nivel laboral, aplica para la vida en general. Nos gustan las películas de súper héroes, quisiéramos ser como ellos y todos ellos tienen algo en común, su actitud se ve reflejada en su autenticidad. Qué mujer no quisiera ser como la Mujer Maravilla, qué hombre no quisiera tener la seguridad de Iron Man.

Si las empresas tuviera colaboradores que se comportaran como James Bond, seguramente serian empresas felices, con personas que le dan vuelo a su imaginación, que tienen claro su propósito, que se divierten haciendo su trabajo y que nunca se rinden y menos si de ser felices se trata.

Share This